¿Qué Pasa con Nuestro México?

  Nuestro país viene experimentando desde hace no mucho tiempo una serie de sucesos violentos y desagradables que han venido afectando nuestro modo de vivir como sociedad. Día a día se desarrollan hechos alarmantes que nos causan temor y nos provocan la sensación de que vivimos en un estado de ingobernabilidad en donde parece ser que lo único que florece y avanza con prontitud es la corrupción, la pobreza, el desempleo y este gran mal llamado narcotráfico.

 Esta alarmante situación ha generado que los ciudadanos lamentablemente nos estemos acostumbrando a este tipo de noticias, algunos hemos perdido la capacidad de asombro ante tales sucesos y muchos ya ven con normalidad que cualquiera de nosotros ha sido víctima o puede ser víctima de una llamada de extorsión, un asalto, un secuestro, de las drogas o de una bala perdida en un enfrentamiento en el que nada tenemos que ver.

 Duele reconocer         que nuestra sociedad se ha aislado ante el temor fundado de ser parte de las estadísticas y se ha volcado indiferente ante todo hecho violento que se desarrolle en su entorno social. Muchos lugares se han convertido en pueblos fantasmas, los habitantes han decidido encerrarse en sus casas, muchos deciden no salir a trabajar y otros han optado por la migración de sus lugares de origen ante la ola de violencia irrefrenable.

Es triste decirlo, pero hay comunidades en donde no existen los hombres, puebles llenos de mujeres y niños, ya que éstos han emigrado o han desaparecido por extrañas razones, el estado de incredulidad de la población ha ido en significativo aumento y el pensamiento de que esta problemática algún día se solucionará se torna cada vez más difícil de lograr.

 El desayuno diario nos arroja noticias desagradables; que si en un Estado de la República hubo 15 ejecuciones, que si en otro hubo 6 desapariciones, que en otros el secuestro va en aumento y en la mayoría de los casos el resultado de este mar de violencia es que sigue habiendo víctimas inocentes cuyo único error fue estar en el lugar equivocado o peor aún, como dicen, en el país equivocado.

  Las noticias de este tipo se han vuelto el pan de cada día, lo más preocupante de esto es que tenemos que agregarle el flamante discurso que dictan los altos políticos mexicanos: vamos ganando y éste es el camino correcto; reflexión que parece ya dejo de sorprendernos y que dista mucho de la realidad que estamos viviendo, pero que cada día se hace más común, como si el trasfondo de todo esto es que creamos que es cierto y terminemos creyéndolo así.

En el ámbito político las noticias también son de completo desagrado, éstas versan sobre varias vertientes; que si un determinado actor político ya cambió de partido porque no le convino a sus ideales o mejor dicho a sus intereses económicos; que si las fracciones parlamentarias de los partidos opositores no se ponen de acuerdo para lograr consensos y legislar reformas por el bien del país; que si los partidos con ideologías distintas ya se aliaron en busca del poder, aún y cuando sus principios van en contra de los principios del partido político aliado. Este y muchos casos más nos hacen recordar que al final de cuentas los partidos políticos no buscan el bien común, sino la obtención del poder tras el poder. Sin embargo, conociendo a los políticos y su forma de actuar y traicionar sus ideales, este tipo de noticias se han vuelto más corrientes que comunes.

En el ámbito comercial, también ya aceptamos y vemos con normalidad los diferentes conflictos jurídicos que existen entre los grandes consorcios que controlan a nuestro país con sus exclusivos bienes y servicios. Para nadie es un secreto que México desde hace mucho tiempo en un Estado en donde el monopolio se practica como un deporte selecto por unos cuantos y que ciertos productos están controlados por empresas que por una y otra razón siempre se ven favorecidos por el propio gobierno para subir sus tarifas año con año, siendo los ciudadanos los que al final de cuentas terminemos pagando lo que ellos estipulan.

 Todas estas noticias nos causan desaliento y decepción, creo que los ciudadanos hemos decidido ser indiferentes ante los problemas de nuestro entorno social, pareciera ya no importarnos lo que le sucede a nuestro vecino, a nuestros paisanos, el escuchar o saber que el narcotráfico cada día cobra más vidas inocentes, que los ricos se hacen cada más ricos y que los pobres cada vez tienen más hijos son noticias comunes de nuestra vida cotidiana, son sucesos que superan la ficción y se convierten en una triste realidad de nuestra sociedad que sueña que nuestro México querido será algún día un país de bonanza, libre de narcotráfico, corrupción, delincuencia, con una economía sustentable ajena de todos aquellos males que le aquejan y que no le hacen progresar.

 ¿Que pasa con nuestro México? Parece ser que ya nada nos sorprende, hemos perdido la capacidad de asombro ante tantos hechos desagradables y creo que esto es muy delicado, no debemos permitirlo, no podemos seguir con esta actitud, debemos de manifestarnos ante nuestros políticos y gobernantes y exigirles que nos merecemos un mejor país, debemos de alzar la voz y demostrar que en nosotros está el cambio.

Un claro ejemplo de esto fue lo que hicieron muchos ciudadanos hace algunos días cuando escucharon la flamante noticia del Secretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno Federal Ernesto Cordero, quien declaró que una familia puede vivir con un salario de 6 mil pesos mensuales y se manifestaron en contra de la misma expresando su absoluto rechazo e indignación.

Hechos así, no deben de pasar desapercibidos por los mexicanos, tenemos el derecho de enojarnos e indignarnos ante estas burlas y debemos reclamarlos asumiendo nuestro rol de ciudadanos. Es aberrante y repugnante saber que tenemos servidores públicos así pagados con nuestros impuestos, debemos de evitar que este tipo de noticias se vuelvan cotidianas, porque lo más peligros es que algún terminemos pensando que son ciertas y las aceptemos como tal; y esto, si que preocupa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>